“Mi hija de 14 años se acaba de declarar homosexual recientemente. No tengo ningún problema religioso o político con eso, pero estoy preocupado: preocupado que sea acosada en la escuela, preocupado por su seguridad física cuando sale, preocupado que sea discriminada por el resto de su vida. Yo sé que no puedo cambiar su sexualidad, pero ¿hay alguna manera que puedo eliminar esta preocupación incapacitante que siento cada vez que sale de la casa?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestada por Laurin Mayeno
Trad. por Katia Ortiz

*****

Laurin dice:
Querido Padre/Madre,
Entiendo completamente tu preocupación. Es un miedo que he tenido, y una de las preocupaciones más grandes que escucho de padres de niños LGBTQ. Amamos a nuestros hijos tanto y queremos protegerlos—y algunas veces esos miedos nos hacen difícil disfrutar el preciado tiempo que tenemos con ellos.
Primero, busca apoyo para ti. Podría servirte de ayuda hablar de tus preocupaciones con otros padres, especialmente padres de niños mayores que ya han pasado por lo que estás pasando. Yo soy una madre que he pasado por eso, y eso es exactamente lo que hice cuando estaba más asustada por la seguridad de mi hijo. Este apoyo me ayudó a sobre pasar sus momentos más aterradores, los cuales también llegaron a ser sus años de escuela intermedia. Si hay un capítulo de PFLAG en tu comunidad, ese podría ser un buen lugar para comenzar. También hay muchísimos recursos de apoyo en el internet, ¡como el website de My Kid Is Gay!
Aunque no puedas garantizar la seguridad de tu hija, hay cosas que puedes hacer para hacerla más segura. Equipando a tu hija con las herramientas y el conocimiento necesario para que se proteja ella misma, podría disminuir tus miedos también.
Recuerda, tu hija no es una víctima indefensa. Ella es un ser humano fuerte y resiliente. Asegúrate que ella conoce cuáles podrían ser algunos de los riesgos y que tenga herramientas para mantenerse segura. Asegúrate que está informada sobre la seguridad en el internet, que evite estar sola en áreas inseguras, y que tenga gente alrededor que puedan apoyarla si es acosada.
Más importante aún, tú puedes ayudar a construir su resistencia para tratar con potenciales maltratos. Habla abiertamente con tu hija a ver que necesita y ofrécele tu apoyo en cualquiera de estas áreas:
• conociendo que su familia la ama, acepta, y apoya;
• sintiéndose confiada y afirmada en su identidad;
• convirtiéndose experta en contrarrestar mensajes negativos que pueda recibir de gente a su alrededor;
• rodeándose con pares que la apoyen.
Asegúrate que ella sepa que sus amigos y parejas LGBTQ son bienvenidos en tu hogar. Pregúntale si quisiera visitar alguna organización o evento LGBTQ contigo, o encuentra modelos a seguir mayores que ella con los que pueda conectar.
El apoyo de los padres y asegurándote de un ambiente escolar seguro y acogedor son cruciales durante los años de escuela intermedia. Si hay un capítulo de GSA (Alianza Gay Straight o Alianza de Géneros y Sexualidades) en su escuela, esto podría ser inmensamente útil. Además de apoyar a la gente joven, GSAs con frecuencia abogan por escuelas más inclusivas. Si no hay un GSA en su escuela, podría haber alguna organización LGBTQ que podría dirigirte a otros recursos—o podrías incluso ayudarla a ella y a sus amigos a ¡comenzar el suyo! También sugiero contactar al GSA Network para obtener más recursos.
Los padres pueden jugar un papel vital abogando por escuelas más seguras. Si tienes la habilidad de hacerlo, contacta al principal y/o al distrito para averiguar sobre las políticas y lo que están haciendo para mantener un ambiente más seguro en la escuela. Este es un ejemplo de una lista de cotejo de Lambda Legal para hacer las escuelas más seguras para la juventud LGBTQ.
Es importante que creas que tu hija puede vivir una vida feliz y saludable. Si realmente lo crees, te ayudará a aliviar tus propios miedos y también te ayudará a instalar confianza en tu hija. Si es difícil para ti de creer, busca y conéctate con gente en la comunidad LGBTQ, ya sea en persona o vía internet. Hay muchísimas personas LGBTQ de todas las edades que llevan vidas felices y seguras.
Criar a un hijo LGBTQ puede asustar, porque estamos viviendo en momentos que asustan. Sin embargo, puede ser también un viaje hermoso que te abre el corazón y expande tu mente de muchas maneras. Por favor disfruta este tiempo con tu encantadora hija y recuerda: ¡no estás solo!
Enviándote mucho amor para ti y tu familia,
Laurin

***

Click here to read this article in English!

¡Haga click aquí para leer este artículo en inglés!

 

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *