“Cuando le dije a mi madre católica que soy transgénero, me dijo que ser transgénero es un pecado. Ella piensa que hasta por utilizar mi nombre y pronombres, está ayudando a enviarme al infierno. ¿Me podría decir de algunos recursos para ayudarla a entenderme mejor a mi y a nuestra fe?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestado por Padre Shannon T.L. Kearns
Trad. por Katia Ortiz

*****

Padre Shannon dice:
¡Hola!
Permítame decir que lamento que esté pasando un mal momento con su madre. Sé lo difícil que es la situación, y empatizo. Tratar con padres quienes no te aceptan es difícil y emocionalmente arduo. Por favor, sepa que no está solo, y gracias por hacer esta pregunta. Aquí hay una carta de mi parte que puede dar a su madre:
***
Querida Mamá,
Me llamo Padre Shay Kearns. Vivo en Minneapolis, pero mi ministerio está por todo el mundo a través de mi propio sitio web, y por la organización que opero con mi colega Brian, www.queertheology.com. Ofrecemos recursos a cristianos LGBTQ y sus aliados para avanzarlos hacia una fe que es holística y dadora de vida.
La afirmación y aun la celebración de identidades LGBTQ no es antitética a la Escritura o a la devoción religiosa. Hay muchos líderes espirituales (incluyendo muchos católicos) quienes no creen que ser transgénero es un pecado. Hay incluso algunas iglesias donde las personas transgéneras se les permite ordenarse y servir abiertamente (aunque no pueden hacerlo en la Iglesia Católica Romana). Soy parte de una tradición católica (La Antigua Iglesia Católica) que no está en comunión con Roma, y que permite que las personas transgéneras (hombres, mujeres y no-binarios) se ordenen como sacerdotes y sirvan en toda capacidad en las iglesias.
Hay una variedad de recursos disponibles para ayudarle a darle una segunda mirada a la Biblia y ver que hay mucho espacio para leer experiencias trans dentro de las escrituras. Usted puede ver el trabajo que he hecho al respecto al leer mi narrativa transgénero de la Pasión. También debería revisar “Trans-gendered: Theology, Ministry, and Communities of Faith” por Justin Tanis, que es el mejor recurso que puedo recomendarle en asuntos de cristianismo y transgénero. Este libro espero que le de cierta educación sobre la identidad transgénero y lo que la Biblia dice (y lo que no dice) acerca de esto. Puede usted también revisar el documental “Call Me Malcolm”, que está disponible en YouTube libre de costo.
Es importante recordar que mientras leemos las escrituras, encontramos numerosos pasajes tolerantes hacia la gente transgénero y con estilos de vida no convencionales en cuanto a género. Encontramos honestas mujeres guerreras, un pasaje maravilloso de Isaías sobre los Eunucos dándoles un nombre y una familia, palabras de afirmación de Jesús hacia los Eunucos, el hombre que lleva un tarro de agua en el relato de la Pasión, el Eunuco Etíope en Hechos, y mucho más. Hay amplia evidencia que las personas que no conforman a las normas de género no solo son aceptadas, sino celebradas a lo largo de las Escrituras.
De hecho, hay solamente un pasaje en la Biblia que parece indicar el desagrado con las personas transgénero, y tiene que ver con la ropa. Deuteronomio 22:5 dice “Las mujeres no deberán vestir ropa de hombre, y los hombres no deberán vestir ropa de mujer. Cualquiera que hace eso es detestable al Señor tu Dios.”
Este pasaje se encuentra en una sección de códigos de pureza. Estos códigos fueron diseñados para crear cohesión comunitaria, mantener a las personas saludables en una época de higiene y refrigeración limitada, y diferenciarlos de las naciones circundantes. Estos códigos son importantes, pero también deben leerse en el contexto y en el tiempo en que fueron escritos. Uno podría también argumentar que, en nuestra época moderna, la distinción entre la ropa “masculina” y la ropa “femenina” es tan borrosa que es prácticamente insignificante. Se podría también argumentar que, como hombre transgénero, sería en contra de mi naturaleza vestir ropa de mujer, y por eso estoy respetando el comando. Se puede decir también que no importa cuál sea su género, vestir ropa tiene la consecuencia de hacer esa ropa pertenecer a su género (por lo tanto, un hombre que elige llevar una falda está vistiendo ropa de hombre porque es hombre). Se puede hacer mucho con este único pasaje.
Para la gente transgénero, como su hijo, nuestra identidad intrínseca de género es quien sabemos nosotros mismos que somos. Es algo que está en nuestro interior. Cada uno de nosotros tenemos una identidad de género que es única y que se expresa en una variedad de formas; a través de la ropa que llevamos, por la manera en que nos movemos a través del mundo, y hasta en como interactuamos con otras personas. Nuestra identidad de género es algo que conocemos en lo profundo de nuestro interior. Para las personas cuya identidad de género se alinea con el sexo asignado en el nacimiento, quizás no se den cuenta que tienen una identidad esencial, pero para aquellos como nosotros cuyo género no corresponde con nuestro sexo asignado en el nacimiento, necesitamos hacer la dura labor de averiguar quiénes somos. Esto es trabajo santo, y debería ser respetado y honrado.
En cuanto al nombre y pronombres de su hijo, su hijo tiene el derecho de exigir lo que necesita para sentirse seguro en su propia identidad. También tiene el derecho de establecer límites alrededor de las interacciones con personas que no respetan sus deseos. Su hijo es un hijo de Dios hermoso y amado, digno de comprensión y respeto. Le insto a que siga avanzando y ampliando el entendimiento de su fe y el mundo que le rodea, y que nunca pierda de vista lo que necesita su hijo.

***

¡Haga click aquí para leer este artículo en inglés!

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *