“Mi hija tenía una relación con un hombre por cinco años, y ahora ella dice que es gay. Pues debe ser una elección, ¿verdad? ¿O una fase?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestada por Alyse Knorr
Trad. por Katia Ortiz

*****

Alyse dice:
Primero que todo, muchas gracias por escribirnos con su pregunta. El hecho de que esté buscando información para ayudarle a entender mejor a su hija demuestra que está comprometido de tener la mejor relación posible con ella—y esta es una tremenda manera de hacerlo. Entiendo como el hecho de que su hija haya estado en una relación larga con un hombre podría llevarlo a la conclusión de que es heterosexual, y que su salida reciente como gay fue entonces una elección. Sin embargo, hay muchas otras maneras de mirar esta situación que puedan ser mucho más ciertas.
La pregunta de cómo alguien se convierte en quien es, es rica y compleja. Justo como usted y su hija no saben exactamente porque ella es introvertida, o por que a ella le gusta el color azul, o porque ella tiene un talento para cantar, nunca va a ser posible apuntar a una sencilla respuesta de “por qué” ella es gay. Y por esta razón, es bien poco probable que ella se haya sentado un día y haya tomado una decisión consciente de que es gay. La idea de si alguien “escoge” su sexualidad es bien complicada, ya que todo el mundo experimenta las cosas de manera diferente, pero la sexualidad nunca es tan simple como una elección directa.
Pero esto todavía le deja preguntándose porque su hija homosexual pudo quedarse en una relación con un hombre por tanto tiempo. Hay muchas posibilidades aquí: Tal vez su hija supo que era gay durante todos los cinco años y se sentía desesperadamente infeliz con este hombre—no importa cuán feliz parecía para usted. Ella pudo haber tratado con mucho esfuerzo de enterrar conocimientos más profundos de ella misma y llevar una vida heterosexual. O quizás ella se sentía genuinamente feliz con este hombre, pero nunca había experimentado una relación con una mujer y por lo tanto no sabía cuan más feliz podría ser. Es como comer galletas toda tu vida—¡sí que saben deliciosas!—y luego finalmente pruebas un helado de chocolate. ¡Mas delicioso todavía!
O tal vez estuvo genuinamente feliz con este hombre, pero luego cambió. ¡La gente cambia! Pero eso no significa que trate a su hija como que está lidiando con una fase. Su sexualidad podría cambiar nuevamente durante su vida, o podría no cambiar. Lo mismo es cierto de las palabras y definiciones que ella usa para identificarse a sí misma. Estos cambios son una parte normal y saludable de ser un ser humano. Las relaciones e identidades pasadas no invalidan las corrientes. La sexualidad e identidad podrían ser fluidas. Este tal vez no será el caso para usted, pero usted no es su hija. Las dos tienen diferentes experiencias de vida. ¡Eso es lo que hacen las familias tan excitantes!
La única manera de conocer porque su hija pasó tiempo en una relación con un hombre y porque ella ahora experimenta su sexualidad diferente es hablar con ella sobre el tema—de manera respetuosa que no impida en su privacidad y que no se le presente con preguntas acusatorias pasivo agresivas. Prepárese para que su hija no sepa exactamente las respuestas, y no desee contestarlas todas. Algunas cosas de nuestras vidas románticas, después de todo, pueden ser bien incomodas para hablar con un padre. Si ella no puede o no quiere darle una contestación, eso no necesariamente signifique que usted está en lo correcto en pensar que ella está eligiendo ser homosexual o que está pasando por una fase.
Al final, los seres humanos tienen el derecho a su propia identidad, su propio camino, y su propio lenguaje para describirse a ellos mismos. Nadie quiere sentirse como si alguien está imponiendo sus puntos de vista en ellos sobre quiénes son. Esa acción le roba a la persona su dignidad básica y autonomía. Como usted es su padre/madre, se debe sentir con derecho de conocer todo sobre su hija y explicarle quien ella es y cómo llegó a ser de esa manera. ¡Después de todo, usted la conoce por más tiempo que cualquier otra persona en el mundo! Pero, aunque ese sentimiento venga de un lugar de genuino amor, usted debe aprender a no actuar sobre el alrededor de su hija adulta, quien es una persona independiente. Usted es su padre/madre y siempre lo será, pero eso no le da el derecho a decirle a su hija quien es ella y como se convirtió en quien es. Usted puede imaginarse, y puede hacer preguntas—¡cómo está haciendo ahora mismo!— para tratar de estar más educado en el tema, pero sus preguntas siempre deben venir de un lugar de genuino interés, curiosidad y amor, no agresión pasiva, frustración o miedo. Esos tipos de sentimientos debe compartirlos con un terapista, su pareja o un amigo cercano—NO con su hija. Su hija no es responsable de ayudarle a usted a aceptarlo. ¡Este es su camino! Y esta solo al principio del mismo.
Las cosas se pondrán más fáciles para usted y su hija, y mientras tanto, le exhorto a que continúe leyendo y aprendiendo a través de los otros recursos aquí en My Kid Is Gay y a través de PFLAG. Lea sobre las experiencias de otras personas LGBTQIA, y considere participar en una reunión de algún PFLAG local. Usted encontrará que es un tremendo y acogedor lugar para padres en cualquier etapa del proceso de salir del closet de sus hijos. Usted tal vez no esté totalmente convencido con esta publicación, pero si continúa expandiendo su mente y llenando su cerebro de conocimiento, se sentirá más cercano a su hija que nunca, y créame—ella lo va a apreciar profundamente. Demuéstrele su amor estando abierto y continuando aprendiendo.

***

Click here to read this article in English!

 

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *