Pregunta presentada anónimamente
Contestada por Dannielle Owens-Reid y Kristin Russo, cofundadoras de El Proyecto para los Padres

*****

No creo que escogí enamorarme de alguien. Sin embargo, sí escogí ser honesta sobre mis sentimientos. Escogí trabajar mucho para llegar a ser agradable con mi misma. Escogí hablar con mi familia sobre la mujer con quien vivía, porque quería compartir esa parte de mi vida con ellos.” –Dannielle, de 28 años
“Escoger” es una palabra complicada. La palabra “escoger” nos hace pensar en escoger comer una ensalada o papas fritas, o ir a la clase de ejercicio a las 6 o a las 8. Estar atraído a otra persona o enamorarse de alguien es mucho más complicado que simplemente “escoger” sentir esa atracción. Por un momento, piense en la primera vez en que se enamoró de otra persona en su propia vida. No se despertó y pensó, “Hoy voy a escoger sentirme que se me revuelve todo por dentro al encontrar a la persona de quien estoy enamorado.” Simplemente le ocurrió. Esos sentimientos son los mismos para cualquiera persona de cualquiera sexualidad. Cuando hablamos de la acción de escoger, si usted nos pregunta si su hijo hizo la decisión de ser homosexual– la respuesta es que no, no la hizo.
Hay varias experiencias de las personas que tienen una identidad no heterosexual. Algunos se sienten que nacieron así, y que su sexualidad siempre ha sido una parte genética y predispuesta. Otras personas se sienten que lograron a entender su sexualidad a una edad más vieja y que su sexualidad es biológica y también una consecuencia de sus experiencias en su vida. No hay dos personas que tengan la misma relación con su propia sexualidad, pero nunca es simplemente “hacer una decisión.”
Además, el asunto de “la elección” sugiere que si su hijo pudiera escoger, escogería ser heterosexual. Eso significa que hay algo malo o equivocado en una nivel fundamental sobre ser homosexual, lo que no es la verdad. Claro que hay unos obstáculos para los que son parte de la comunidad LGBT+ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero)– pero el amor que su hijo puede sentir para otra persona (y recibir de otra persona) es el mismo sin considerar si es heterosexual, homosexual, bisexual, o lo que sea.
En el caso de que su hijo se siente que nació como homosexual o en el caso de que reconoce una relación más compleja con su sexualidad, lo más importante es reconocer que, más que nada, su hijo necesita poder hablar y explorar su identidad sin sentirse malo o que está cometiendo un error. Usted le puede preguntar sobre el proceso de llegar a entender su sexualidad para que pueda entender mejor su experiencia personal y única. Lo que es más importante es apoyarlo mientras explora todas las partes de su mismo. Enfóquese menos en “¿por qué?” y “¿cómo?” y más en compartir esta experiencia con su hijo. Es una oportunidad para aprender más sobre su proceso y para entender que, sin tener en cuenta de quién se va a enamorar, él será más fuerte y más feliz con su presencia constante en su vida.

***

¡Haga click para leer sobre nuestros colaboradores!

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *