“Mis colegas dicen cosas muy homofóbicas a mi alrededor y me molesta mucho, pero no me siento con ganas de declararles que soy padre de un niño LGBTQIA, porque no es de su incumbencia. ¿Qué puedo hacer para que dejen de hacerlo?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestada por Karen Thompson
Trad. por Katia Ortiz

*****

Karen dice:
Recuerdo cuando mi hija y yo atravesamos por esta situación. Yo trabajaba en un servicio de ambulancia en ese entonces. Mientras la compañía era sutilmente tolerante, había comoquiera compañeros que decían cosas realmente desagradables fuera del oído de la gerencia. Todavía recuerdo un incidente que pasó cerca del tiempo del desfile anual del Orgullo Gay. El desfile siempre seguía la misma ruta; ese año, por la noche antes del desfile, alguien esparció estiércol de caballo a lo largo del recorrido, para que los participantes tuvieran que caminar sobre él. Fue una gran historia regional.
A la mañana siguiente, uno de los médicos de turno vino al despacho y le chocó la mano a mi compañero, riendo y bromeando de lo que había pasado a “esos maricones y su desfile”. Mi hija, quien era transgénera, me había declarado su género no mucho tiempo antes de que esto sucediera. Nadie en el trabajo lo sabía, y como usted, no estaba seguro si debería decirles, o aún si quería decirles. Todo esto todavía era muy nuevo para mí, y aunque sabía que amaba a mi hija, honestamente no estaba completamente seguro de cómo defenderla, – o, defendernos. Me quedé inmóvil mientras el médico y mi compañero se reían del ardid. No estaba envuelto en la conversación, pero podía escuchar cada palabra.
Oculte la transición de mi hija de mis compañeros y de mi familia durante mucho tiempo. No estaba listo. No sabía que diría la gente, como nos juzgaría, o, más específicamente, como me juzgarían como padre. Tomó un tiempo antes de que me sintiera suficientemente seguro o fuerte para mencionarle a alguien del trabajo que mi hija era transgénera. Pero es difícil vivir una doble vida, y, eventualmente, mantener la información oculta se volvió más doloroso que compartirla con otros.
Lentamente, comencé a hablar con las personas que consideraba más que compañeros de trabajo. Les dije sobre mi hija, poco a poco. Encontré ciertas personas increíbles quienes fueron comprensivas hacia mi hija y su identidad. También, fueron increíblemente comprensivas de mi proceso de declaración pública como padre.
Pero antes de que considere esta opción para usted, es importante que hable con su hijo y determine si está listo para que las personas en su círculo de amistades lo sepan. Quizás no estará listo, y eso no es un problema. Pero si ustedes dos están listos, entonces comiencen hablando con una persona en el trabajo – alguien quien pudiera ser comprensivo y que hayas notado que también se siente incómodo con los comentarios homofóbicos.
Si no está listo de declarar públicamente en el trabajo que usted es padre de un hijo LGBTQIA—o si su hijo no está listo para compartir la información con la gente en su círculo—pues como quiera puede abordar los comentarios sin necesariamente decir algo sobre su vida personal. A veces un comentario casual y positivo hacia la comunidad LGBTQIA sobre una noticia puede iniciar una conversación, o servir como una señal para alguien que también odie los comentarios homofóbicos tanto como usted. No sé quién dijo esto, pero he leído que la revolución comienza con un susurro. Esto fue información importante para mí, quizás aún más importante que las proclamaciones fuertes que a menudo leemos en memorias.
Toma tiempo ir construyendo sobre esta manera sutil de hacerse escuchar, y quizás pueda parecer encubierto o indirecto al comienzo. Pero se trata más de encontrar una manera de expresarse que sea cómoda para usted. Quizás, como yo, usted no sea un gritón o un gran orador. Este enfoque funciona bien con mi personalidad particular de no-confrontación agresiva, acompañado con un miedo miserable que tengo de vocalizar una opinión contraria y ser marginado. Soy mucho mejor vocalizando una opinión contraria cuando hablo con una persona de manera privada. Considero esa conversación privada como base para un cambio mayor en la opinión general.
También esto es una buena manera de hacer que la ola de rumores trabaje a favor de usted en vez de en contra. A menos que usted les obligue a guardar el secreto, la persona a la cual usted le diga algo le podría mencionar a otra que usted opina que la gente LGBTQIA debería ser libre de vivir abiertamente sus vidas, con todos los derechos básicos del resto de las personas. Eso tiene el potencial de regarse a otras personas en su lugar de trabajo, y cuando las personas se den cuenta que usted no es la audiencia que ellos buscan para sus comentarios homofóbicos, pues generalmente intentaran de no hacerlo cerca de usted, porque no ganarán la afirmación que buscan.
Al final, no conozco que tipo de ambiente es el que usted trabaja, o si es algún sitio donde ser positivo hacia la comunidad LGBTQIA podría traer consecuencias que no puede darse el lujo de pagar. Lo exhorto a mantenerse seguro y a siempre hacer lo que sea mejor para usted y para su hijo.
Pero pienso que, en algún punto, si usted planifica quedarse en esa compañía, debe encontrar una manera en la que pueda ser quien verdaderamente es- una manera que integre tanto su vida familiar como su vida profesional. Para mí, pensar cómo no aceptaría comentarios de odio sobre los niños con discapacidad, los ancianos, o la gente de color, me ayudó a pensar cómo debería responder a comentarios de odio hacia la gente transgénera, como mi hija. Yo supe que, por el bien de ella, yo quería que pararan, y quería un mundo más seguro para ella. Tuve que descifrar una manera de hacerlo.
Aquí hay algunos recursos en línea para lectura adicional.
• True Colors, Inc
• PFLAG National
• Advocates for Youth
¡Buena suerte!

***

¡Haga click aquí para leer este artículo en inglés!

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *