Trad. por Tess Clothier

“Mi hija lesbiana ha luchado con problemas de autoestima en respecto a su cuerpo desde la adolescencia. Me preocupa que sus luchas de su imagen corporal y su autoestima baja han afectado su decisión de salir con mujeres en vez de hombres, porque nunca se ha considerado como atractiva. ¿Me puede ayudar?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestada por amelia

*****

amelia dice:
Ay. Los problemas con la imagen corporal son difíciles. Yo lo sé. He luchado contra problemas con mi cuerpo por toda mi vida. Soy una mujer de talla grande, y ha sido así desde la adolescencia. De veras, todavía lucho contra esos problemas. Y yo soy una mujer de 38 años quien ha estado felizmente casada con un hombre por 16 años.
Si quiere que su hija se sienta mejor con respecto a su cuerpo, asegúrese que ella sabe que usted piensa que ella está hermosa. Dígale que su cuerpo en este momento está maravilloso. Y esté preparada que no tiene ni un poco de diferencia. Desafortunadamente, la sociedad habla a las chicas y a las mujeres más alto que una madre. Quizás su hija encogerá los hombros y no creerá en ti, pero al menos usted habrán dicho esas palabras importantes.
Quizás no hay muchas cosas que usted puede hacer, pero aquí hay unas cosas que nunca debería hacer:
Comentar negativamente en el peso de otras personas o de usted mismo. Esto reenfoca la idea que juzgar el peso de otras personas es aceptable. Si comenta que usted está gorda y usted está más delgada que su hija, piensa en el mensaje que ella va a recibir.
Sugerir planes de ejercicio, planes para bajar o subir de peso, membresía de gimnasio, etc. Esto le dice que piensa también que ella aparece mala. Aún si usted se siente así no lo haga. Si le preocupa la salud de su hija, todavía no diga nada. Si ella es una mujer adulta en este país y tiene problemas de su imagen corporal, ella ya sabe.
Decirle que tiene una cara bonita. Esto le dice que el resto de su cuerpo es tan malo, su cara es la única parte de su cuerpo de que puede hablar.
Ahora vamos a abordar su pregunta sobre la relación entre la imagen corporal de su hija y su sexualidad. Es la verdad que, en algunas partes de la comunidad lesbiana, hay menos de una estigma contra las mujeres con cuerpos no delgados. Mujeres saben cómo se ven los cuerpos de mujeres. La mayoría de mujeres sabe que las imágenes pintadas con aerógrafo son simplemente imágenes. ¿Cómo relaciona esta información a su hija? La verdad es que yo no sé. Solo su hija tiene esas respuestas.
Pero la pregunta real es: ¿es importante? Soy una gran creyente en criando el niño que tiene hoy. Hoy, su hija identifica como lesbiana. Hoy, es lesbiana. Como su madre, su papel es apoyar a su hija lesbiana. No hay nada mala en ser lesbiana. Si lo realiza o no, su pregunta implica que ser LGBT es un problema. Cuando pregunta si su imagen corporal ha causado su sexualidad, implica que salir con hombres es mejor. No es mejor. Solamente es diferente.
En cualquier caso, su hija merece ser fiel a una misma. Y ella necesita su amor y apoyo. Entonces, recomiendo que usted ame a su hija. Ame a todas las partes de ella: su cuerpo, sus inseguridades, y su sexualidad. Todas las partes de ella son hermosas, aún las partes con que tiene problemas, porque ella es su hija.
Mientras su hija se crece y cambia, como todos nosotros hacemos con el tiempo, apoye quien es todos los días. No espere o quiera un cambio particular, sino acéptela para quien es. Respétela suficientemente para aceptar y celebrar su identidad. Porque le toca a ella descubrir la identidad, no a usted.
Entonces, ame a la niña que tiene hoy. Ámela, celébrela, y asegure que todavía sabe ella que usted quiere que sea cualquiera otra persona. Y que usted, su madre, será ahí. Para siempre.

***

amelia es una mujer, una compañera, y una sostén. Cuando no está en la oficina, pasa lo más tiempo posible con sus tres hijos jóvenes, su marido, y su mejor amigo. En su tiempo libre abundante teje, obsesiona con la ciencia ficción y la televisión de culto, y lee demasiados libros. Considera su superpotencia encontrar unas horas de vez en cuando para leer novelas despreciables. Su entrada sobre las aventuras de criar un hijo joven y gay se presenta en Huffington Post.

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *