“Mi hijo ha luchado contra la depresión desde escuela secundaria, y parece ser que solo se ha empeorado desde que él declaró ser bisexual el año pasado. El está ahora en tercer año de escuela superior. ¿El salir del closet lo puede haber empeorado? ¿Como puedo apoyarlo mejor?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestada por Ashleigh Tobin, MA, LLPC
Trad. por Katia Ortiz

*****

Ashleigh Dice:
¡Muchas gracias por tu pregunta! Como terapista que trabajo principalmente con individuos LGBTQIA+, mi corazón se llena de alegría cuando escucho a padres que quieren aprender como mejor apoyar a sus hijos. A menudo, la realidad del asunto es que padres como tu pueden ser difíciles de encontrar, así que gracias por involucrarte en esta tarea de aprender y amar.
La parte difícil de contestar tu pregunta es que no conozco a tu hijo. No estoy segura de como experimenta la depresión, como el proceso de salir del closet fue y es para él, o si el haber salido del closet pudo haber contribuido al sentirse más deprimido. La depresión y el proceso de salir del closet son dos cosas que pueden verse vastamente diferente de persona a persona. Lo único que puedo decir con seguridad es que tu hijo necesita tu apoyo independientemente de las contestaciones.
Yo puedo (y voy) a ofrecerte cierta información sobre qué dice las más recientes investigaciones y de mi experiencia trabajando con clientes bisexuales. Sin embargo, si de verdad quieres saber si el salir del closet ha empeorado la depresión de tu hijo, deberías preguntarle. Si quieres saber cómo el mejor recibe el apoyo o cuáles son sus necesidades únicas, pregúntale. A veces los padres se sienten incómodos preguntándole a sus hijos sobre sus necesidades o experiencias porque sienten que es su responsabilidad conocer eso ya. La culpa puede apoderársete cuando no sabes o no estás seguro de cómo proceder. Mi consejo es que no dejes que esa culpa te gane. Tu hijo es el experto sobre sí mismo, y al preguntarle, estas demostrando respeto por su agencia al igual que tu deseo de cuidar de esas necesidades. Te podrías sorprender de su nivel de conciencia sobre el asunto, y otro desenlace importante es que esto le ayudará a tu hijo entender que está más que bien que él te aborde con sus pensamientos o deseo de apoyo. Si tu hijo no sabe cómo responder, recuérdate a ti mismo que eso también está bien—tu expresión de preocupación sigue siendo crucial y pueden caminar uno al lado del otro en el proceso de descifrar las cosas.
En mi trabajo como sicoterapeuta, aquí tienes algunos puntos claves a considerar:
La salud mental de un individuo podría o no estar fuertemente relacionada con su sexualidad. Mientras que la investigación nos dice que individuos LGBTQIA+ están significativamente más propensos a experimentar problemas de salud mental y pensamientos suicidas, la depresión de tu hijo podría no tener una conexión directa con su orientación sexual. Por ejemplo, su depresión podría estar más significativamente atada a un desbalance químico, ansiedad sin resolver, etc. Las luchas relacionadas con la sexualidad y el proceso de salir del closet están atadas al rechazo social, estigma, dogmas religiosos sentenciosos, etc. Esto es especialmente cierto para individuos bisexuales que existen en un mundo que cuestiona la legitimidad de su bisexualidad. La sexualidad de tu hijo es algo que debe ser celebrada y acogida, no ser tratada como una patología. Como mencioné anteriormente, es mejor conseguir que tu hijo piensa sobre el asunto. Podrías considerar preguntarle cómo o si él siente que su sexualidad y salud mental están conectadas. Tal vez él se siente estigmatizado o patologizado como un hombre joven bisexual, pero podría ser posible también que él nunca haya considerado que ese sea el caso. De cualquier modo, al envolverlo en estos temas abres la puerta a un mejor entendimiento.
Salir del closet puede liberarte, pero también puede hacerte aún más vulnerable. Tu hijo probablemente sintió un sentido de alivio al salir del closet y en tomar los pasos para acoger su identidad. Sin embargo, el salir también aumenta la posibilidad de enfrentar doble discriminación tanto de las comunidades LGBTQIA+ como de las heterosexuales. Debido a estas presiones, muchos individuos bisexuales aprenden a operar desde una posición defensiva; tratando de encubrir su sexualidad, o internalizando los estigmas que enfrentan.
Como padre, puedes jugar un rol clave ayudando a cultivar la resiliencia de tu hijo y validando su identidad. Habla abiertamente con tu hijo sobre tu aceptación de él, sobre como tú has lidiado con la crítica y el rechazo en tu propia vida, y sobre la importancia de rodearse de pares que lo apoyen. Adicionalmente, podrías considerar encontrar un mentor bisexual para tu hijo y participar en grupos de apoyo LGBTQIA+.
Creer hace las cosas posibles. Trabaja cultivando tu creencia en una vida saludable, productiva y plena para tu hijo. Esto puede pasar—y va a ser junto a, no a pesar de, su sexualidad. Si aprendes a confiar que la salud mental de tu hijo puede mejorar y que su vida como un individuo bisexual puede ser maravillosa, entonces el también comenzará a creer que eso es posible. ¡Ambos se lo merecen! Continúa leyendo, involucrándote y creciendo, y no tengas miedo de buscar apoyo o terapia para ti o como familia.
Gracias nuevamente por tu pregunta y por tu vulnerabilidad al pedir ayuda. Experimentamos el apoyo cuando experimentamos conexión y las buenas noticias son que eso es algo que ya sabes cómo hacer. Que estés bien.

***

Click here to read this article in English!

¡Haga click aquí para leer este artículo en inglés!

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *