“Mi hijo (nacido como mujer) ha empezado a hacer una transición social. Prefiere los pronombres masculinos y un nombre nuevo, pero para mí es difícil permitir que él use el baño de hombres. Tengo miedo por su seguridad, pero él me dice que las mujeres le echan vistazos en el baño de mujeres. ¿Estaría seguro si usara el baño público de hombres?”

Pregunta presentada anónimamente
Contestada por Rex Butt

*****

Rex dice:
Primero, felicidades en llegar a ser agradable con un nombre nuevo y los pronombres masculinos. Son obstáculos estupendos para muchos padres, y nos puede sentir como un rechazo cuando nuestro hijo “decline” el nombre que queremos, pero su flexibilidad le da mucho apoyo a su hijo. Siempre queremos asegurar la seguridad de nuestros hijos, y el asunto de los baños nos da tantas preocupaciones. Al leer su pregunta, me parece que usted mantiene un diálogo abierto con su hijo, lo que es muy importante ahora y también en el futuro.
La declaración que las mujeres le echan vistazos a su hijo en el baño de mujeres me indica claramente que su presencia en el baño de mujeres hace que las mujeres y su hijo se sientan incómodos. Me parece que él se sentiría más cómodo en usar el baño de hombres. Con peinado y ropa más masculinos, probablemente se ve como chico. Es menos probable que la gente le preste atención en el baño de hombres que en el baño de mujeres.
Algunos padres se paran inmediatamente afuera del baño de hombres mientras que su hijo está adentro, y quizás esta estrategia le ayudaría efectivamente con sus aprensiones, pero también sería posible que su hijo se sintiera demasiado controlado. Le podría preguntar si alguna vez se sentía inseguro en el baño de hombres. A pesar de su respuesta, dígale que quiere tener una conversación para encontrar una manera de navegar la situación. Una posibilidad es que vaya al baño de hombres con un amigo o con un miembro de su familia. También se podría encontrar un baño de género neutral o uno designado “para las familias.” Le podría pedir que se quede atento para detectar cualquier tipo de amenaza y que salga inmediatamente si se pone nervioso. Es posible que le diga, “¡Claro, mamá!” Si lo dice, sonría. Las madres han instigado esa reacción por muchos siglos.
Le ofrecemos dos recursos más:
Es posible que su estado o su municipalidad tenga una ley que protege el derecho de su hijo para usar el baño que quiera. Puede buscar más información aquí y aquí.
El Centro de Justicia para las Personas Transgénero le ofrece más recomendaciones aquí.
Gracias por hacer esta pregunta. Esperamos que nos avisen cómo les va a su hijo y a usted, y que nos manden más preocupaciones o preguntas.

***

Rex Butt es un profesor en el Departamento de Artes de Comunicación y Ciencias en la Universidad Comunitaria en el Bronx de CUNY. Por varios años sirvió como miembro de la mesa de directores para el Centro LGBTQ de Hudson Valley y es un miembro del Comité Asesor de PFLAG para las Personas Transgénero y de Género Variante. Él y su esposa Karen viven en Poughkeepsie y son los coordinadores para la sección transgénero de PFLAG en Kingston, Nueva York. Desde 2008, ellos han dado presentaciones en conferencias regionales y han sido mentores para muchas familias con miembros transgénero. Su libro, ¿Ahora qué hacemos? Para las familias con hijos que son transgénero o de género variante le ofrece una estrategia comprensiva para las preocupaciones y los obstáculos que se enfrentan las familias con un hijo transgénero de cualquiera edad.

¡Haga click para leer sobre nuestros colaboradores!  

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *